Dirigir Vendedores

Para dirigir vendedores es imprescindible haber aprendido a vender.

Hace ya tiempo que no funciona el "ordeno y mando". Las empresas que lo practican ven como sus resultados van decreciendo. Pero tampoco funciona el "dejar hacer", en el que se generan hábitos que luego son imposibles de corregir. Por eso debemos liderar el trabajo comercial en nuestra empresa.

Para un responsable de vendedores es fundamental dominar cada aspecto de la venta. Es el único medio de poder formar a sus vendedores, de detectar dónde están fallando o en qué son realmente buenos, para establecer auténticos y útiles planes de mejora.

Dominar el arte de la venta lleva años de estudios y de calle. Ni la teoría aislada, ni la experiencia sola, bastan para provocar progresos reales.

Todas las áreas de la empresa deben estar gestionadas con rigor, conocimiento, experiencia y cordura, pero la de las ventas es la que más rápidamente siente los efectos tanto positivos, como negativos, del nivel profesional con el que se ejerce.

 

 

dirigir

 

 

El respeto que se gana con el conocimiento.

Durante nuestra vida hemos dirigido a muchos vendedores. De esa experiencia hemos aprendido que cuando un vendedor ve en su responsable a una persona que realmente le ayuda a vender más, que comprende y domina el arte de vender, da lo mejor de sí mismo y se esfuerza en mejorar cada día.

En caso contrario, en muchas ocasiones, los vuelve indolentes o, lo que es pero, arrogantes, al creer ser una pieza irremplazable de la empresa.

Toda persona tiende a admirar y a seguir las indicaciones de quienes consideramos que están más cualificados que nosotros y a despreciar las de aquellos que pensamos que saben menos.

No hay situación más nociva que una red comercial dirigida por alguien que no se gane el respeto profesional cada día.

 

 

ayudar a subir

 

 

La forma más eficaz de atraer a los mejores vendedores a nuestra empresa.

Los buenos vendedores suelen tener una alta ambición profesional. Se saben buenos y quieren seguir siéndolo.

Por eso la forma más clara de atraerles es ofrecerles una clara mejora profesional. Que sientan que cada día que pasen en esa empresa será útil para su desarrollo.

Es decir, ofrecerles futuro, no pasado.

 

 

 

 

 

lema

 

lema